Inicio Contacto Suscribirse

Seguinos en:

Atrapados en el espejo

Atrapados en el espejo

Nuestras vidas eran irreconciliables, pero a la hora de estar juntos éramos uno. Coincidíamos en los mismos lugares y con la misma gente: un amigo de un amiga, una amiga de un amigo.

La vida nos llenaba de encuentros y no paraba de ponernos encrucijada tras encrucijada. Una y otra vez teníamos que decidir qué hacer, ceder ante nuestras diferencias o ante nuestra atracción.

Fue así que decidimos hacer un pacto: ambos borraríamos al otro de nuestra existencia y de esta forma, disolveríamos la tensión entre nosotros. ¡Qué poco sabíamos de la vida! ¡Qué poco sabíamos de la atracción! Empujarnos a la separación, solo haría crecer la fuerza que nos unía.

Al principio, la ilusión de estar separados parecía dar resultado. Cada uno de nosotros vivía su vida normalmente, casi sin saber nada el uno del otro; pero ambos cometíamos los mismos errores una y otra vez. Presos tú de los prejuicios y yo de la soberbia, los atisbos de felicidad que lográbamos atrapar entre las manos, se desvanecían rápidamente.

Cansados de este juego sin sentido, abandonamos toda expectativa, toda búsqueda, todo interés y ambos nos sumimos, sin saberlo, en un silencio cada vez más profundo.

Una sola opción parecía posible: volver a encontrarnos.

No planeamos el encuentro. Sabíamos que bastaba con ser sinceros con nosotros mismos y aceptar que nos habíamos enamorado. La vida misma se encargaría de organizarlo.

Y una vez más, fuimos uno durante ese rato que estuvimos juntos. Y ese rato se convirtió en otro y este, en otro y en otro.

Ambos sabíamos que nos estábamos acercando a la felicidad verdadera, porque nada de lo que vivíamos, se parecía a las sensaciones efímeras que habíamos experimentado antes.

Pero un día, la encrucijada volvió a tocar a la puerta: nuestros momentos de gozo y éxtasis, se trasformaron en una conversación mundana que cambiaría el rumbo de todo. Tú habías decidido, sin consultarme, que yo quería un compromiso, “porque las mujeres es lo que quieren”. Pero te llevaste una sorpresa…

La misma que me llevé yo, cuando rechazaste, en ese mismo instante, mi amor. ¿Quién podría rechazarlo? ¿Quién podría rechazarme? Pues tú lo hiciste.

Y fue así que tú cediste a tus prejuicios y yo a mi orgullo, una vez más y la rueda de la vida nos volvía a colocar en el mismo lugar o al menos, eso parecía.

Pero había una diferencia: mientras todo esto sucedía, ambos nos observábamos el uno al otro, cual imagen en el espejo, tal como un mismo objeto, que se separa en dos formas y esto lo cambiaría todo.

Atrás quedaron los prejuicios y el orgullo, atrapados en el espejo... y nosotros salimos de él, nuevos, limpios, listos para comenzar de nuevo.


Autora: Rosina Bonomi Zabalegui

Contenido relacionado

Reflexiones, cuentos, poesías y relatos.

Decisiones

En algunos momentos, la vida te pone en jaque. Pareciera que existieran dos vías: un todo o nada, un sí o no tomar las riendas de nuestra propia vida o dejarnos llevar. Detrás de esta decisión, se encuentra un tesoro... la felicidad.

Reflexiones, cuentos, poesías y relatos.

Dar y recibir

Dicen que hemos venido a esta vida a aprender a amar... y amor, hay de todos los tipos. Esta reflexión trata del amor de pareja, hace referencia a un hombre y a una mujer, pero tú le darás el significado que quieras.

Comentarios (4)

Agregar un comentario

Rosina Bonomi 28-02-2017

Hola María del Carmen, gracias por tu mensaje. Esta publicación es un cuento, tiene verdad y también creación y claro que se puede parecer a las experiencias que nos tocan vivir. Justo llegó a ti hoy que estas pasando dolor. Te abrazo con cariño. Espero que pronto el dolor se transforme y permita la renovación, como la historia propone.

Maria del Carmen 28-02-2017

Que verdadero es lo que cuentas y lo estoy viviendo actualmente con mucho dolor (hoy mas que nunca casualmente) aunque me digo que suerte ya no sabré mas nada de el....

Rosina 06-02-2017

Muchas gracias Sheina por tus palabras. Las aprecio mucho. Abrazo.

sheina lee leoni 06-02-2017

Maravillosa narración que nos deja Rosina en el mes del amor, cálida ,reflexiva, sencillamente encantadora.
"Atrás quedaron los prejuicios y el orgullo, atrapados en el espejo, y nosotros salimos de él nuevos, limpios, listos para comenzar de nuevo."

Un verdadero canto a la vida.

Mostrando: 4 de 4