Inicio Contacto Suscribirse

Seguinos en:

Home / Calidad de Vida / Lo que se acepta, se transforma

Lo que se acepta, se transforma

Lo que se acepta, se transforma

Todos hemos pasado alguna vez por esa sensación muy incómoda de sentir y decir: “no, esto no me puede estar pasando”, "de seguro que estoy soñando y voy a despertar"… sin embargo, después de la “pataleta”, después de la pena profunda, del llanto desconsolado, debemos cerrar nuestros ojos, escuchar nuestra sabiduría interna y simplemente, aceptar.

Ante cualquier situación que te produzca malestar, analiza qué es lo que puedes hacer para cambiarlo, genera un plan de acción y ejecútalo… no obstante, muchas veces en la vida hay hechos que no dependen de nosotros, que por más que hagas o dejes de hacer, la situación no va a cambiar.

Entonces, en ese momento, por muy difícil que sea, y para seguir adelante y no estancarte, tienes que aceptar la realidad o si no, te quedarás suspendido como en un espacio de tiempo que pareciera que no avanza: porque tú no avanzas… porque te has quedado estancado. 

Luchar contra una energía inamovible, contra algo que no depende de ti para cambiar, es un gasto de energía inútil y dañina. Solamente desde la aceptación, se puede seguir adelante sin estancarte.

La aceptación no es resignarse… tiene que ver con tolerar una situación, saber que la vida es así; tiene que ver con soltar, con fluir: es abandonar una lucha hacia algo que no tiene solución… es lograr centrar el interés y el foco de atención hacia otros lugares, que quizás por estar empecinado con llevar la situación a dónde querías, no podías ver y buscar otros caminos que te lleven a vivir en paz.

Finalmente ACEPTAR, incluye una tarea muy activa: enfrentar la realidad para lograr integrarla y así, poder generar un espacio de luz.

Hoy te invito a que revises qué aspecto de tu vida con el cual no estás conforme, es con el que sigues testarudamente dándote de cabezazos y te das cuenta que por más que hagas o dejes de hacer, la situación no cambia.

Hoy te invito a aceptar, a fluir, a soltar y verás con el tiempo, que poco a poco aquello que te dolía y generaba angustia, se va transformando en un espacio de paz.

Hoy te invito a que sueltes el peso, abras las manos y el corazón, y sigas caminando tu camino…  que sigas yendo adelante... porque hacia atrás: ¡no se avanza!

Y recuerda que siempre pueden suceder eventos que nos causen pena u otra emoción que no nos guste; sin embargo, depende de cada uno quedarse en esa emoción y optar por el sufrimiento… o cambiar de actitud y conectarse con su luz interior. 
Y entonces, ¿VAMOS POR MÁS?

 
María Jesús Martínez Bórquez
Psicóloga, Facilitadora de Ceremonias y Talleres.
Coach Ontológica. Terapeuta Floral.
Astróloga. Sahumadora.
Facebook: María Jesús Martínez Bórquez
Fono consulta: (+569) 6 478 0966

Contenido relacionado

Calidad de Vida

El infierno o el cielo: la elección ¡es tuya!

En la vida nos encontraremos muchas veces con situaciones que, a ojos de los demás, pueden ser desagradables, complejas, difíciles o hasta insostenibles; sin embargo, siempre “la realidad está en los ojos del observador” y depende de cada uno...

Calidad de Vida

La noche oscura del alma

En más de alguna ocasión en este último tiempo, muchos de nosotros hemos pasado por situaciones en que pensamos “hasta aquí no más llego… esto me va a superar”… es lo que muchos llaman “la noche oscura del alma”.

Calidad de Vida

Las cuatro leyes de la espiritualidad (primera parte)

Existe en la India, una enseñanza que habla justamente de eso y son las “cuatro leyes de la espiritualidad”.

Agregar un comentario