Inicio Contacto Suscribirse

Seguinos en:

Home / Calidad de Vida / Mujeres que se arrepienten de ser madres

Mujeres que se arrepienten de ser madres

Mujeres que se arrepienten de ser madres
Esta idea salta a luz a mediados del 2016, de la mano de la escritora y socióloga Israelí Orna Donath, con su libro "Madres arrepentidas". 

¿Es acaso esto posible? Sí. ¿Se puede amar a estos hijos y aún estar arrepentidas? Sí.

He escuchado, leído y hablado con pacientes al respecto, por lo cual me gustaría aclarar que arrepentirse no es odiar.

Hablar y reconocer que esto le pasa a algunas mujeres, es abrir la puerta hacia un tema tabú, como el hecho de reconocer que si se pudiera retroceder en el tiempo, tal vez algunas mujeres hubieran decidido no ser madres. Es una realidad que choca, moviliza y habilita a ser una sociedad más abierta y respetuosa de los otros y sus decisiones.

Somos seres humanos, que vamos cambiando de parecer, de manera de pensar y de manejarnos. Arrepentirse no tiene nada que ver con odiar. No es desear mal... puede ser algo simple, aunque a algunas mujeres, sobre todo por prejuicios, les cueste aceptar que, por más que algunas madres velen por sus hijos, los cuiden, los amen, les gustaba más su vida antes de tenerlos y están arrepentidas de haberse embarcado en esta aventura de tener un hijo. 

Lo primero es aprender a no juzgar a los demás, para luego tampoco ser juzgados. Respetar para que nos respeten. Como personas humanas, sabemos que tenemos derecho a equivocarnos y a tomar a veces decisiones erróneas. De todas maneras, somos responsables de las decisiones que tomamos. Por eso hay madres ejemplares, que también pueden tener este sentimiento. Como también  hay madres que piensan que la maternidad es lo mejor que les pasó en la vida y no son ejemplares. 

¿Porqué es que esta socióloga, decide hablar de un tema tan controversial?

Para que tanto hombre como mujeres, empiecen a ser libres de introyectos sociales, de deseos ajenos o simplemente aceptar que las cosas a veces no son como uno se imagina. Es un quiebre en la sociedad patriarcal, donde cae el mito de la maternidad como objetivo de todas las mujeres y como fuente aseguradora de felicidad, lo que llamamos "realización femenina".

Libradas de este peso, las mujeres podrán decidir si quieren ser madres o no y dejar de ser estigmatizadas como "raras" si no desean tener hijos. Los hijos no vienen al mundo a hacernos felices. Esta experiencia será vivida de distinta manera por distintas personas. 

¿Cuál es mejor? Ahí está el punto, todos somos diferentes.
 
Cada uno sabe o piensa cómo será tenerlos o no. Lo importante es hacer lo que dicte tu corazón y no la sociedad. Tener hijos no por obligación, sino por deseo. Respeto por igual tanto a las madres, como a las que no lo son. Dejar de estereotipar, pensando que si una mujer ya tiene uno hijo ya está realizada, es una carga muy grande para cualquier hijo. El hijo sí puede formar parte de la realización de una mujer, sin embargo todas tenemos que tener más fuentes de gratificación: una carrera, amigos, pareja, un perro, un hobbie... esto varía de mujer a mujer.

Los veo en la próxima entrega. Recordemos que las personas no son mejores ni peores que nosotros, por pensar distinto. Creo que el respeto es la base y que siempre gane el Amor. Es decir: tanto las mamás que deciden serlo, como aquellas que no o quienes se arrepienten, llenen su vida de amor, lo cual implica aceptar al otro como es y piensa. 


Viviana Vaisenberg
Terapeuta del Coportamiento

Agregar un comentario