Inicio Contacto Suscribirse

Seguinos en:

Tempestad

Tempestad

Cuando las tempestades golpean nuestra puerta,

nos dejan ese gusto amargo... ese presagio de algo peor.

Caemos rápidamente en la desesperación, perdemos claridad, 

no dejamos de pensar.

Nuestra cabeza analiza, planea, calcula.

Buscamos opciones, buscamos caminos...

pero como muchos hemos leído alguna vez por ahí, en algún lugar:

"... el camino se hace al andar".

Y sí.

Es así.

Por más tempestades que vivamos...

la luz sigue acá adentro.

Adentro tuyo.

Adentro mío.

Eso no se va.

Y no hay mejor presagio en medio del caos, que el de tu mirada.

Avisándome que todo estará bien.

Diciéndome que juntos, encontraremos el camino de regreso.

... Como siempre lo hacemos.


Valeria Rodríguez

Contenido relacionado

Reflexiones, cuentos, poesías y relatos.

Lágrimas de primavera

Lloramos penas muy oscuras y también, lloramos alegrías tan vívidas como los mismísimos colores de la primavera.

Sexualidad

¿Qué somos?

A través de la pregunta reflexiva "¿Qué somos?" la autora del poema lleva a los lectores, desde la familiaridad de la vida cotidiana a la infinidad de la línea de tiempo. Sigue...

Bloggers en Comuna Mujer

Veinticinco minutos

"Veinticinco minutos" es un poema inspirado en un abuelo del corazón, Dorcilio, un abuelo de 88 años, que precisamente, en veinticinco minutos (literales), me enseñó mas de lo que pude imaginar. Detrás de este poema se encuentra la intención de valorar a muestro adultos mayores. Aprender de ellos.

Agregar un comentario