Inicio Contacto Suscribirse

Seguinos en:

Home / Sexualidad / Amores de Verano

Amores de Verano

Amores de Verano
“Los amores de verano son para vivir sin culpa y recordar toda la vida”.

Se dice que los amores de verano tienen fecha de caducidad... el día que nos toca volver a nuestro país o ciudad, al trabajo, al estudio... en fin, a nuestra rutina.

Todos los amores empiezan casi de la misma manera: disfrutando de estar con el otro. El amor genera un cambio a nivel biológico (endorfinas) y también un cambio a nivel perceptual.

Se tiende a vincular al "Amor de Verano" con el calor; pero también influyen el cambio de ambiente, el hecho que las personas no se sienten presionadas: se animan a decir cosas lindas, se arriesgan a disfrutar, a pensar en las cosas buenas que tiene el amor.

Está bien dicho que “el amor es ciego”. La persona enamorada no ve los defectos del otro, quien, ante los ojos del enamorado/a, aparece como perfecto/a, fantástico/a y único/a. Cuando se está enamorado sólo existe UNA persona, en la cual se piensa la mayor parte del tiempo y se ansía estar con ella.

El amor es más que sexo: éste puede estar o no; lo que se quiere es pasar tiempo con la persona amada y ésta ocupa la mayor parte del pensamiento. Se admira a la pareja y se la conquista.

Para avanzar del amor fugaz, flechazo, amor a primera vista o como le quieran llamar a una relación que continúe más allá del verano, lo  mejor es haberse mostrado tal cual uno es y animarse a hablar. Siempre se gana, tanto si la pareja continúa, como si no.

No se puede sostener un personaje mucho tiempo y en algún momento del verano, si la pareja se ha llevado bien, tendrán que ver si desean continuar con la relación.

Cuando los amores de verano ocurren en los adolescentes, puede que para muchos sea el primer amor. Si éste se termina, les voy a pedir a los papás o a quienes los acompañen, que no desvaloricen lo que ellos están sintiendo, ya que es muy real. Eviten frases armadas.

Empaticen con la chica/o que ciertamente la está pasando mal y utilicen su experiencia de adultos para explicarles que sabemos que ese mal momento pasará, porque tal vez a nosotros también nos pasó y que seguramente conocerán a alguien más.

Ya sea que el romance fuera corto o largo, cuando se termina, la forma de superarlo es atravesando el duelo. Y esto duele, con o sin lágrimas y como se dice habitualmente: “el tiempo cura”.

Para aquellos que dejaron la adolescencia, estén también abiertos y utilicen la experiencia para descubrir si la persona va o no en serio. Por ejemplo, si les jura amor eterno y se pasa gran parte del tiempo con ustedes, pero desaparece el fin de semana, duden. Esta es una señal a tener en cuenta de que algo no está funcionado bien. Tal vez trabaja durante la semana y los fines de semana se reúne con “su” familia.

Si está de la mano con usted pero cuando llegan amigos se la suelta o nunca le ha presentado a su núcleo de amigos: sospeche. Quien está orgulloso de quien tiene a su lado, querrá presentarlo/a.

La cantidad del tiempo que pasa con usted, es un índice a tener en cuenta también. Si les dicen que “la o lo aman” pero luego están muy ocupados: dude.

Los amores no vienen con fecha de caducidad... tal vez los pueda separar la distancia, pero si el amor se convierte en un enamoramiento con una base sólida, que busca compartir, mantener espacios para cada uno, tener proyectos, admirar al otro y cuidarlo, entonces es tiempo de decir: ¡ADELANTE!


Viviana Vaisenberg
Terapeuta Cognitiva Comportamental
Página web: www.terapiaonline.com.uy

Contenido relacionado

Agregar un comentario