Inicio Contacto Suscribirse

Seguinos en:

Home / Familia y Hogar / ¿Cómo elegir un Jardín para nuestros hijos?

¿Cómo elegir un Jardín para nuestros hijos?

¿Cómo elegir un Jardín para nuestros hijos?
Si estás buscando Jardín, éstas son las diez cosas que yo tendría en cuenta…
 
1. Siempre pensar en el objetivo: "¿para qué quiero que vaya mi hijo(a) al Jardín?" Por ejemplo, si quiero que lo cuiden mientras trabajo, tienen que tener flexibilidad de horarios (sobre todo, de salida).
 
2. Conocer datos relevantes del “espíritu” y del currículum con el que trabaja el establecimiento. Para mí es muy importante conocer la misión y la visión. Es verdad que poca gente lo hace, pero un Jardín que demuestra claridad sobre cuál es su enfoque, nos permitirá dos cosas: saber cuán preocupados están ellos sobre el desarrollo responsable y profesional de su labor, y  decidir si ese es el lugar donde quiero llevar a mi hijo.
 
En cuanto al currículum, existen diferentes y variados (Montessori, High Scope, Waldorf, Integral, Personalizado, etc.). Es bueno entrar a internet y averiguar un poco. Todos tienen enfoques particulares, así que el personal debería poder explicarlo a grandes rasgos y, por supuesto, actuar en consecuencia (entregando objetivos principales, manteniendo planificaciones relacionadas, material adecuado).
 
3. Siguiendo con la idea de objetivos, si quiero un “extra” que no todos los Jardines tienen, pero que comparativamente los que no tienen este requisito se ven mejor equipados en otros aspectos, pensar: "¿qué tan importante es esto para mí?" Recomiendo hacer una lista sobre todo lo que debería tener un Jardín y dividirla en indispensable y opcional. Por ejemplo, si quiero que el Jardín tenga cámaras, debo velar porque mi objetivo no esté relacionado con la prevención del maltrato. Esto, porque en el Jardín todos saben dónde están las cámaras y cualquier maltrato no va a suceder ante ellas.
 
4. Tener en cuenta aspectos de infraestructura y mobiliario adecuados para los niños. Los niños deben poder estar cómodos, desarrollar su autonomía y realizar sus actividades de forma adecuada. Siempre es bueno preferir establecimientos, que tengan su mobiliario e infraestructura adecuados al tamaño de los niños (baños, sillas, mesas, estantes). Deben contar con espacios para realizar actividades al aire libre.
 
5. Tener en cuenta elementos de seguridad mínimos, como que en el patio no existan tantos desniveles, que existan vías de escape despejadas, extintores, señalética de las vías de evacuación, etc.
 
6. Averiguar si el Jardín tiene permisos de funcionamiento. Por ejemplo, en Chile, la Municipalidad y el SESMA son los organismos encargados de evaluar si el recinto educacional cuenta con la infraestructura necesaria y acorde a la función que ahí se desempeña. El rol de la JUNJI no dista mucho de eso, además de supervisar que exista una planificación de logros y que el personal sea el idóneo (contando con los estudios superiores que lo acrediten).

Si un Jardín no tiene ROL JUNJI, es bueno averiguar por qué y nuevamente cuál es el objetivo al querer que tenga empadronamiento.
 
El empadronamiento de Jardines Infantiles, exige una serie de medidas de infraestructura que no todos los Jardines consideran necesario (como tamaños precisos de tinas). Los Jardines particulares que están empadronados, NO dependen de la JUNJI y la supervisión, aunque existe, es muy escasa.
 
7. Preferir siempre un Jardín de “puertas abiertas”, donde puedas ir a cualquier hora, sin avisar y que esté la posibilidad de entrar y mirar. Quizás no puedas estar con tu hijo, pues está trabajando y no podemos interrumpirlo, pero lo puedes ver a él o a otros niños.
 
8. Preferir un Jardín que tenga a su dueño(a) o director(a) presente.
Por lo general funcionan bien, porque hay un “ojo extra” que se preocupa que el trabajo se realice (siempre y cuando la persona esté comprometida con lo que sucede en el Jardín).
 
9. Conocer antecedentes del personal y de sus funciones dentro del establecimiento. Importante saber qué profesiones tienen los adultos a cargo, con qué otros adultos podrían tener contacto los niños (auxiliares de aseo, manipuladores de alimentos, por ejemplo) y más o menos qué tipo de contacto tendrán con ellos. Así podremos saber si hay interacciones recurrentes que no han sido informadas.
 
10. Escuchar el “boca a boca”, funciona. Aunque ¡ojo!: si te dicen que un Jardín es bueno o malo, es necesario preguntar por qué… quizás a ti no te interese que la educadora sea “estricta” o “blanda”. Incluso ya pueden haberla cambiado.

¿Algún otro dato?

Mi amiga Deborah me dió algunos más:

- Siempre preguntar tooooodo lo que se les ocurra (por más ridículo que parezca).

- Poner atención a la calefacción: que sea adecuada, limpia y segura.

- Elegir aquel Jardín que tenga, de preferencia, una educadora por sala, no una por nivel. Toda educadora debe contar con un panel técnico a la vista de los padres en la sala de actividades, donde figure primordialmente la planificación.

- Visitar el Jardín para conocerlo durante la jornada de actividades, no a la hora de entrada ni salida y menos cuando no hay niños.

- Entablar una pequeña conversación con cualquier educadora del recinto: si estas personas hablan correctamente, nuestros hijos también lo harán.
 
 
Paula Quiroz

“Nací en Santiago, en febrero de 1980. Mi vida estuvo siempre rodeada de personas fuertes (papá, mamá, hermanas, abuela...) quienes me enseñaron (y enseñan) muchas cosas que me han ayudado en la vida. La familia de mi madre era un Matriarcado Católico, dirigido por mi abuela, quien nos reunía a todos (tíos, primos, amigos) y aún conservamos algo de eso. Viví siempre con mis padres (además tengo una mamá "extra": mi madrina, hermana de mi mamá, con quien vivía para las vacaciones…  siempre ha sido mamá en toda ocasión). Soy la hermana del medio; también tengo otros títulos: ahijada, tía, amiga, sobrina, prima... educadora, profesora de nacimiento, de familia de profes, tengo un modelo magnífico del gusto por enseñar: mi papá. Soltera, sin hijos. De novia con Rodrigo (budista), de quien estoy aprendiendo mucho. Feliz…”

www,momwo.com


Contenido relacionado

Agregar un comentario