Inicio Contacto Suscribirse

Seguinos en:

Home / Nutrición / Corrigiendo errores en la alimentación

Corrigiendo errores en la alimentación

Corrigiendo errores en la alimentación

Controlar lo que comemos con un registro diario

Acostumbrarte a realizar un registro de lo que comes a diario, es uno de los pasos esenciales que necesitas realizar, para iniciar el cambio en tus hábitos alimentarios.

Anotar lo que comes tiene ventajas. Aquí te las contamos:

• estarás enterada de lo que comes: te ayudará a no olvidarte de las calorías que te aportan esos “tentempiés” o “picoteos” que suelen pasar desapercibidos

• conocerás la cantidad de calorías que comes al cabo del día: con el manejo de una tabla de calorías, podrás averiguar si estás comiendo de más o de menos, respecto de lo que tu cuerpo verdaderamente necesita

• aumentarás el control de tu alimentación: conocer el número de calorías que has tomado durante el día, te permitirá ser más flexible en el caso que quieras consumir algo "extra"

• conocerás mejor tus pautas de alimentación: hacer un registro, te ayudará a analizar en qué momento del día tomas la mayor parte de las calorías o qué acontecimientos influyen en que comas más o menos cantidad de alimentos (cuando ves televisión, según tu estado de ánimo...)


El registro de alimentos es una de las actividades más importantes para poder modificar tus hábitos y para mantenerte en un programa de control del peso. Para ello no debes olvidar los siguientes consejos:

- anota todo lo que comas, sin olvidar nada

- apunta el tipo de alimento, la cantidad y la forma de preparación

- recuerda incluir las bebidas

- haz un cálculo del aceite utilizado en cada comida; si es necesario, realiza una estimación, poniendo el aceite en una cuchara antes de agregarlo a la comida

- intenta señalar qué haces mientras comes o en qué lugar estás (si lo haces “a las apuradas”, de pie, viendo la televisión, mientras estudias, trabajas… )

- anota cuál es tu estado de ánimo cuando estás comiendo; en especial, si lo haces fuera de lo previsto (por enojo, ansiedad, depresión, aburrimiento, celebración…)

- haz el registro inmediatamente después de comer; esta es la única manera de que no se te olvide anotar nada

- lleva los registros a tu doctor de confianza, para que te enseñe a ir modificando de a poco tus hábitos diarios.


Puede parecer algo demasiado simple, ya que muchas personas pueden creer que esto, solo servirá de herramienta para obsesionarnos por la alimentación. Pero esa no es la idea: si no controlamos lo que comemos, podemos caer en el error de ingerir más alimentos de los que en verdad necesitamos. Teniendo un control sobre los alimentos que nos llevamos a la boca, conseguiremos seguir una dieta mucho más variada y equilibrada, mejorando así, nuestros hábitos.

Muchas veces la memoria nos juega malas pasadas y creemos que comemos menos de lo que realmente hacemos... o que ingerimos alimentos mucho más saludables.

Conocer este hábito, nos ayudará a corregir los errores en nuestra alimentación y tomar cartas en el asunto para solucionarlos. Solo hay que animarse…


www.nutricion.pro y Comuna Mujer

Contenido relacionado

Agregar un comentario