Inicio Contacto Suscribirse

Seguinos en:

Home / De puño y letra / El ocaso, el poste, y la plaza

El ocaso, el poste, y la plaza

El ocaso, el poste, y la plaza
Mirando el ocaso lleno de nubes cargadas,
pensando en todo y en nada a la vez.
Pensando en los que ya no están, 
en los que se fueron antes,
en los que comparten mi dolor, 
en los que viven el dolor junto a mi. 

¡Me encantaría fluir libremente!
Moverme como las nubes, 
con su densidad e impulso.

¡Bailar como las copas de los árboles!
... O como esa palmera, que danza sin parar y no hay clima que la detenga.

¡Quisiera ser como los niños!
Que no temen al dolor y a las caídas.
Que ríen sin parar...
Que van de un juego a otro.


Autora: Valeria Rodríguez

Debajo, más publicaciones de la autora.

Contenido relacionado

De puño y letra

Tempestad

La autora nos recuerda que en el mar de emociones de la vida, algunas son tempestades; pero aún así, es posible mantenerse juntos y acompañarse mutuamente.

Bloggers en Comuna Mujer

Veinticinco minutos

"Veinticinco minutos" es un poema inspirado en un abuelo del corazón, Dorcilio, un abuelo de 88 años, que precisamente, en veinticinco minutos (literales), me enseñó mas de lo que pude imaginar. Detrás de este poema se encuentra la intención de valorar a muestro adultos mayores. Aprender de ellos.

De puño y letra

Quiero que...(vos sos vos)

Quiero que te decepciones. Que llores. Que te frustres. Que te permitas caer. Que te permitas sentir. Que entiendas que la vida es todo esto y mucho más.

Agregar un comentario