Inicio Contacto Suscribirse

Seguinos en:

Home / Profesional y Trabajo / Éxito o fracaso

Éxito o fracaso

Éxito o fracaso
Generalmente (por no decir ¨siempre¨), el éxito viene luego de un fracaso. El fracasar, no es ser un fracasado. La persona que fracasa, falla o comete un error, utiliza al mismo para estar en movimiento... para aprender un camino nuevo, para intentar, probar, vivir y sobre todo: arriesgarse.

El fracaso es tu amigo, es quien te enseña por cuál camino no ir y por cuál sí. Lo que más me gusta, es que es en ESE momento donde descubres tu potencial... tus cualidades que no sabías que poseías, pero que allí estaban y lo estarán por siempre. Una vez que las descubres, serán tus fortalezas.

 ¡Cuidado! Tienes un enemigo, muy fuerte y dañino: TUS PENSAMIENTOS... lo que tú te dices a ti misma, tanto en el acierto como en el desacierto.

¿Por qué eres benevolente con los demás y tan estricto contigo mismo? ¿Por qué eres un ¨estúpido¨ cuando te caes? Creo que eres un triunfador cuando te levantas.

Incluso frente al éxito, te he visto flagelarte. Te dices: "era fácil", "no me lo merezco", y cosas similares. Transforma a tu enemigo en tu amigo, haz que tu mente (es decir, que tú mismo), te demuestre gratitud y orgullo cuando algo te sale bien y respeto cuando algo no sale como querías, porque estás buscando el mejor camino.

Las mejores canciones de amor, surgen generalmente luego de un gran desamor... las ideas de negocios surgen cuando se quiere sí o sí salir adelante... la receta familiar surge de probar varias veces la fórmula. La cuenta bien hecha, surge de hacer la misma una y otra vez... el discurso sale luego de que lo practicas varias veces. Es muy poca la gente que hace algo y de primera está bien. La práctica, el intentar, el continuar, eso te lleva al éxito.

No te sale todo mal, sino que sólo cuentas lo que te sale mal. Te aconsejo también contar cuando algo te salió bien y no tener vergüenza o culpa por equivocarte. Culpa: ¿con quién? La culpa no sirve, no se aprende de la misma: si algo te sale mal, sí hazte cargo de tu error, pero no es necesario agredirse, ya que hay que cosas que no pueden cambiarse.

Recuerda que el ÉXITO, no es la ausencia de errores o frustraciones, sino del saber que éstos son parte del camino.

Vuélvete una persona competente, no competitiva... compite si quieres, pero contigo mismo, no con los demás. Concéntrate en ti. La competencia es con uno mismo.

Un paso a la vez. El éxito que tanto anhelas depende de ti. Si esperas a que todas las condiciones estén dadas o a tener ganas, esas son excusas para no avanzar. Recuerda como ya lo he dicho muchas veces y es que la motivación surge durante, y no antes; esto quiere decir, que si estás desmotivado por algún tropezón, levántate aunque no tengas ganas, ya que las ganas surgirán de hacer cosas, de estar en movimiento, de levantarte... de tener una meta, un objetivo. Un objetivo alcanzable y luego, otro objetivo más lejano.

Aprende de tus fracasos, pónlos de tu lado y trabaja con tu pensamiento: “SI PUEDO”, “SI ME LO MEREZCO”, “SI VALGO, AUNQUE TROPIECE”.

Buena semana y ¡a seguir adelante! Si quieren contar sus historias de aprendizaje a través del ensayo y error, será un gusto que las escriban a continuación.

¡Hasta la próxima entrega!


Viviana Vaisenberg
Terapeuta Cognitiva Comportamental
Página web: www.terapiaonline.com.uy

Contenido relacionado

Profesional y Trabajo

Mujeres al mando

Las mujeres están dotadas de cualidades que, aplicadas a los negocios, convierten a un emprendimiento y a una empresa, en exitosas.

Agregar un comentario