Inicio Contacto Suscribirse

Seguinos en:

Home / Familia y Hogar / Extorsión en el ciberespacio

Extorsión en el ciberespacio

Extorsión en el ciberespacio

La extorsión existe desde hace larga data. El fin es obtener algo ya sea material o personal de la otra persona sin importar si implica un daño para dicho sujeto.
 

Ahora vemos que las extorsiones se dan a través de Internet, lo que las vuelve más anónimas, más difícil de encontrar al agresor, y a su vez, muchas veces nos encontramos frente a un vacío legal para nuevos delitos surgen a medida que la tecnología va evolucionando. 

Hay dos aclaraciones que creo pertinente realizar. La primera es que los avances de Internet no son los culpables de dicha extorsión, sino el uso que se le da. La segunda es que las personas extorsionadas o que lastiman socialmente no siempre son chicos u adolescentes, sino que la extorsión también ocurre entre personas adultas. Hay que crear nuevas leyes que se adapten a los tiempos en los cuales vivimos. 

Todas las personas ya sean niños, niñas, adultos y mayores, necesitan afecto y confianza para llevar adelante una vida gratificante y feliz. La caricia afectiva de la palabra, el abrazo y sobre todo en la edad temprana, la mirada validadora del otro.

Cuando los niños son chicos van forjando su propia autoimagen que está determinada por la mirada del otro que le dice que vale, que tiene valor, por el hecho de ser persona. El niño necesita escucharlo y sentirlo para crecer como una persona que ha recibido afecto y que puede dar afecto

A los hijos hay que darles las caricias afectivas en casa desde la niñez, así como también los valores y la educación que creemos correcta. Muchos padres lo hacen. A pesar de eso, el niño por inmadurez, amor, engaño o ilusión permite a otras personas entrar en su intimidad.

Muchas veces se da lo que llamamos carencias afectivas, las cuales se resuelven de mala manera, en lugares y con personas incorrectas. 

Ojo, le puede pasar a cualquiera...

Es el caso de una niña que chatea con un adulto que se hace pasar por alguien menor y pone una foto falsa en perfil. Y la acaricia desde de la pantalla, “que linda que estas”, “¿contame como te fue en el colegio?”, “me gusta hablar con vos” y así ya le va dando esa valía, esta niña busca el reconocimiento afuera y luego viene el pedido…”. Quiero que hagamos algo nuevo, que sea solo nuestro, mostrame tus pechos, esto es solo para mí que tanto te quiero”. Finalmente la niña cede al pedido y le muestra sus pechos. Allí el agresor, el extorsionador, ya tiene una foto, y comienza un calvario no solo para ella sino también para su familia.

La extorsión puede ser ejercida directamente sobre la niña, obligándola a hacer cosas, con la amenaza de que si no lo hace subirá la foto a las redes sociales, se la enviará a sus padres y a todos sus amigos, que sabe quiénes son gracias a Facebook. La otra es enviar la foto a los padres y pedir una X cantidad de dinero, que si no es pagado, el extorsionador subirá la foto a las redes sociales.

Consejo, este es para los padres: no culpen a la niña o niño o a quien fuera, ya que lo relatado le pasa también a mayores que juegan o simplemente confían en su pareja. No es necesario que le digan “que es estúpido/a” pues ya se siente así. Acá es cuando nuestro hijo/a debe saber que siempre puede contar con nosotros. 

Su hijo/a no es estúpido, hizo algo estúpido, que no es lo mismo. Ser es algo permanente y hacer implica que se puede aprender y no volver a repetir lo mismo. Ser y hacer no deben confundirse. 

Algunos chicos cuando empiezan a ser acosados a través de Internet, con fotos o mensajes, no  solo son acosados por el agresor sino por su propio grupo de pares, ya que en general estas fotos salen siempre a la luz, el agresor las sube y la mayoría prefiere señalarlos, culparlos, para que no los miren a ellos.

Hay casos donde estos chicos llegan al suicidio y eso sí que no tiene vuelta. Si alguien es víctima de acoso cibernético es el momento de apoyar. Hacerles saber que los queremos siempre, que haremos todo lo posible para borrar la foto, ya sea comunicarse con Facebook, hablar, denunciar, etc.

Es decir, si el acosador ve que da resultado su estrategia lo seguirá haciendo pero si nos atrevemos a denunciarlo nosotros mismos, contando lo que pasó, muchos se solidarizarán con ustedes. Chicos que antes pusieron cosas feas, tal vez dejen de hacerlo si contamos lo que paso, si les hablamos a los otros padres, para que sepan. Para que eviten el acoso. Para que esto no pase más.

Y lo segundo no aceptar la extorsión de pagar, ya que en la mayoría de los casos, aunque se pague, la foto es subida de todas maneras, y hoy por hoy, estas personas son muy hábiles por lo que descubrir desde donde fue subida la misma es muy difícil.

Sé que han leído de los programas para bloquear ciertas cosas en la computadora, sirven pero no es lo único, ya que puedes bloquear algo en tu casa, pero en cualquier teléfono de amigos, incluso en el tuyo se logra el acceso a todo, a mucha más información de la que les corresponde para la edad, por lo cual educar, prevenir en casa es más sano que castigar, porque no es posible controlarlo todo.

Hubo un caso de una chica que entró a un baño de hombres. La chica no estuvo bien, ok. Pero ¿qué pasa con todos esos chicos? ¿Ninguno tuvo la valentía para cortar la situación sino que se rieron como un grupo de estúpidos y luego la subieron a la red? Estos chicos… ¿nacieron de una madre o de un repollo? Ninguno ¿tiene hermanas? Si, tal vez la chica estaba tomada o drogada, no lo sé, tal vez ninguna de las dos. Esa posibilidad también está. Pero... ¿qué le pasa a la sociedad cuando ve algo así y no lo corta sino que lo fomenta? Se convierte en cómplice. Perdidos en grupo, donde es mejor quedar como ¨macho¨ que ser señalado por ayudar a una chica. Me dan pena esos chicos, que sin personalidad escondidos en grupo demostraron lo cobardes que eran.

Eduquemos no solo para que no se saquen la ropa y hablen con extraños. eduquemos a que no se sumen a las agresiones, que es muy cobarde atacar a quien esta caído y que un día pueden ser ellos quienes necesiten una mano.

Hay casos de parejas donde estas fotos o filmaciones son ciertamente un acto de amor, algo para disfrutar de a dos. Aquí hay dos problemas, una pareja despechada puede subir esto a la red. DenunciaAhí si sabes quién fue el agresorluego están los robos de información de tu correo y/o teléfono. Por lo cual si  hay que tener cuidado con lo que grabas o sacas fotos, ya que no sabes quién ni cómo pueden robarte tu intimidad y ese acto de dos, pasa a ser un acto colectivo, donde todos opinan.

Finalizando...

Para ir terminando la idea de este articulo, es importante hablar desde pequeños con nuestros hijos no solo de lo mal que está el mundo y de que no hagan esto y aquello, si háblenlo, pero también es importante amarlos, aceptarlos, motivarlos, que sepan que cuentan con ustedes

Recuerden que el acoso en Internet no solo le pasa los chicos también a los adultos. Denuncie y no acepte la extorsión.

Si alguien agrade a su hijo o a un amigo, por algo que han subido a la red, enseñemos a tender una mano al caído, no a lapidarlo. Enseñemos a tener una cultura de paz y no de agresión.

Viviana Vaisenberg
Terapeuta Cognitiva Comportamental
Consultorio: Clinca Jakter
Tel.: 2 712.31.31

Página web: http://www.terapiaonline.com.uy

Agregar un comentario