Inicio Contacto Suscribirse

Seguinos en:

Home / Belleza / Glow Skin

Glow Skin

Glow Skin
Hemos comenzado a vivir, una de las etapas más lindas del año: ¡la Primavera! Y como en cada temporada, el maquillaje también experimenta distintas tendencias… una de ellas, es la de la piel con brillo o “Glow Skin”, tendencia que llama la atención en la alfombra roja y que puede hacerlo, en cualquier evento. 

En algunas temporadas, lucir la piel así era casi un pecado; pero en ésta, la piel satinada se viene con mucha fuerza y logra darle a nuestro rostro, un aspecto más natural: más fresco y radiante. Por esto, es que podríamos afirmar que en esta primavera/verano, la terminación “mate” va en retirada, dándole paso al brillo y a la luminosidad.

En pasarelas de las Fashion Weeks, como la de New York, se ha visto esta tendencia; sobre todo en los desfiles de Dolce  Gabbana, Donna Karan, Gucci y Stella McCartney. Los maquillajes eran perfectos… las pieles lucían iluminadas y con looks de aspecto húmedo… todo esto, complementado con labios en tonos transparentes y brillantes, que brindaron a las modelos un aspecto juvenil, dulce y fresco.  

Para tener en cuenta

Para tener en cuenta
Antes de comenzar, debemos decir que no solo se trata de los productos que nos aplicamos en el rostro… nuestro “lienzo natural”, una piel perfecta, se irradia desde adentro: lo que pasa fuera de nuestro cuerpo, es un reflejo directo de lo que pasa dentro. Pasos simples como mantenernos hidratadas, comer gran cantidad de frutas y verduras, pueden hacer la diferencia a la hora de presumir de una piel sana y brillante.

Todas podemos tener una piel hermosa: solo es cuestión de saber cuidarla.
 
A continuación, te iremos contando el paso a paso, para que puedas crear un brillo saludable en todo tu rostro. No importa tu edad: este estilo, se puede aplicar tanto para jovencitas, como para mujeres maduras (pero, como decimos siempre, tratando de primar el “menos es más”, para no caer excesos, vernos recargadas y agregarnos más años).

Antes de aplicar el maquillaje, ten en cuenta que para que tu piel se vea sana, debes limpiarla cada mañana y cada noche. No olvides exfoliarla una vez a la semana, para mantenerla saludable y de esta forma, producir un brillo natural. 

Luego de limpiarla, aplica una crema hidratante, asegurándote que no contenga aceite mineral, ya que tapa los poros. Busca una especial para tu tipo de piel (si es seca, se recomiendan las cremas y si es normal/grasa, una loción).

Una vez que tu piel esté completamente seca, puedes comenzar con la aplicación del maquillaje. 

¡Manos a la obra!

El iluminador, es solo uno de los productos a los que podemos recurrir para crear este efecto de maquillaje. Aquí te dejamos, los materiales que no te pueden faltar para lograrlo:

- corrector de ojeras 
- corrector para definir contornos o base oscura
- base
- blush
- iluminador
- polvo traslúcido
- pinceles de buena calidad (en lo posible de cerdas naturales), incluyendo uno fino para definir el contorno, uno pequeño para corrector, el de base, blush (idealmente, uno de corte sesgado) y uno más grande para los polvos traslúcidos.

Paso 1: Crear dimensión

Paso 1: Crear dimensión
Para lograr un cutis de aspecto pulcro, lo fundamental es crear un buen contorno de rostro. Los que se busca es llevar luz al centro de tu cara, para que así logres brillar. Empieza por crear dimensión, aplicando un corrector en crema, un tono más claro que el tono de tu piel.

Con el pincel de corrector y mediante pequeños toques, aplica el producto en la mitad de tu frente, por todo el centro de tu tabique nasal, debajo de la ceja (por el hueso), debajo de tus ojos (zona de ojeras) y en el centro de tu mentón.

Usa el corrector para definir contornos (es de tono oscuro), en aquellos lugares donde quieras quitar luz y crear más profundidad. Con pequeños toques y con el pincel estrecho para definir contornos, debes crear un arco (más que una línea recta), debajo del hueso de la mejilla. Otras áreas en las que también es recomendable hacerlo, es en los lados de la nariz y a través de la línea de la mandíbula y del crecimiento del cabello. 

Cuando elijas un maquillaje para definir contorno, puedes usar el corrector oscuro o elegir una base bronceante, en polvo o líquida, ya que será más oscura que tu tono natural de tu piel y podrás crear buenas “sombras”. Pero ten cuidado en la elección, ya que si utilizas una base más oscura de uno o dos tonos, conseguirás un aspecto como “enlodado”.
 
Nota: no debemos olvidar, que estas correcciones se realizan en términos generales, sin tener en cuenta la forma específica de cada rostro, los cuales llevan correcciones particulares para resaltar o esconder los rasgos que queramos potenciar o disimular, respectivamente.

Paso 2: Aplicar y fundir muy bien

Paso 2: Aplicar y fundir muy bien
Luego de resaltar las dimensiones de tu rostro, le toca el turno a la base. 

Es recomendable usar bases de textura más fina (pensar en líquidas o cremosas, ya que no tienen una consistencia gruesa), con mucha luminosidad, para agregar brillo a la piel. Para aplicar la base, usa un pincel especial para base y aplícala con pequeños círculos. De esta forma, te asegurarás que tu maquillaje no quedará en la superficie de la piel, como una capa que dará un aspecto muy artificial. La base debe fundirse con los fluidos naturales de tu piel. 

Luego de la base, aplica un poco (¡no abuses!) de polvo traslúcido, para sellar la base. Esto dará a tu piel, un aspecto sedoso y perfecto. No olvides elegir un color que vaya exactamente con tu tono de piel. 

Nota: se recomienda que la base sea uno o dos tonos más altos que el de tu piel, ya que si es más bajo, tu piel tomará una tonalidad grisácea.

Paso 3: Dale color a tus mejillas

Paso 3: Dale color a tus mejillas
No cometas el error de crear contorno en tu rostro, con el blush… ¡déjale ese trabajo al corrector! 

Elige un blush que sea similar a tu rubor natural y aplícalo en las manzanas de tus mejillas (en lugar de debajo del hueso de tus mejillas), fundiéndolo en esta zona y llevándolo hacia arriba (en forma de C), a la zona de las sienes. Como explicamos anteriormente: si tienes una brocha con corte diagonal, sería ideal para la aplicación del producto… sobre todo, si usas un blush en polvo o compacto. 

Nota: para identificar bien las “manzanas”, la mejor forma de no equivocarte, es sonreír y verás la parte sobresaliente de las mejillas… esas son las “manzanas”.

Para esta tendencia, van muy bien los tonos rosados, ya que logrará el efecto del color del rubor natural adolescente. De esta manera, lograremos un cutis con aspecto muy juvenil, limpio, que refleje una piel aterciopelada. También quedan muy bonitos los bronces, los tonos melocotón y tierra… así, los rostros se vuelven más dorados y simularán una piel acariciada por el sol. 

Incluso te contamos, que existen protectores solares que brindan algunas tonalidades de brillo, para darle al rostro una serie de reflejos, que simulen una piel tostada naturalmente.

Paso 4: Agrega un toque de brillo (¡¡¡pero solo un toque!!!)

Paso 4: Agrega un toque de brillo (¡¡¡pero solo un toque!!!)
El iluminador, crea luz y estructura al hueso. Pero también, es importante saber el significado de la palabra “suficiente”. Tanto si usas un iluminador en polvo como en crema, en ambos casos, “menos es más”. Aplícalo en los planos altos de tu rostro, que incluye la mitad de tu frente, en todo el centro de la nariz (tabique) y en la parte superior del hueso de tus mejillas.

Paso 5: Fija tu brillo

Luego de todos estos pasos, el toque final con el polvo traslúcido, podríamos decir que es muy importante. Usando una brocha para polvo grande y suave, aplica el polvo traslúcido en forma de espiral, para sellar el look.

Pero no olvides que los polvos pueden matificar el look más de la cuenta, perdiéndose el efecto que buscamos… por lo que es mejor, usar menos cantidad de los mismos.

Como verás, nos dedicamos más que nada, a resaltar el “wet look” (aspecto húmedo) para tu piel. 

En lo que respecta al color, te recomendamos que para los ojos, uses sombras con texturas cremosas. Quedan muy bien para esta temporada, los tonos duraznos, ya que ayudarán a brindar brillo a la mirada. En cuanto a la aplicación de delineador, lo puedes hacer con un tono marrón claro en una línea delgada, dando pequeños toques en las pestañas superiores e inferiores. 

Es conveniente no abusar de la máscara de pestañas: con una capa será suficiente… principalmente, aplicarla solo en la punta de las pestañas, para mantenerlas más neutrales.

Para los labios, elige un labial brillante o cremoso con brillo. Y recuerda que lo mejor, es llevarlo en tonos más neutros y pálidos.

Esperamos que les guste esta tendencia y que se animen a probarla. Las esperamos en próximas ediciones, con más consejos de belleza.


Lindas & Reinas
Mail: lindasyreinas@gmail.com

Contenido relacionado

Agregar un comentario