Inicio Contacto Suscribirse

Seguinos en:

Home / Sexualidad / La monogamia, ¿una decisión de pareja?

La monogamia, ¿una decisión de pareja?

La monogamia, ¿una decisión de pareja?
Vivimos dentro de una sociedad: cada sociedad tiene su cultura. Alguna, a nuestro juicio, será mejor o peor. La cultura está instaurada en la sociedad como una forma de control, de puesta de límites que pueden resultar sanos para que ésta no se “desborde”. Esto no impide que los cambios en el estilo de vida, en la comunicación, los medios sociales, la transformen, ya que la misma va cambiando para adaptarse a los tiempos presentes.

De hecho, la cultura ha inclinado a la sociedad a tener como ideal la monogamia y ha tratado de influir en la elección a la hora de enamorarnos. Me refiero a que vivimos en una sociedad que nos guía desde chicos, a inclinarnos hacia un sujeto del sexo opuesto.

Sin embargo, vemos cómo la cultura se va adaptando a los cambios sociales y hoy por hoy en nuestro país, si bien venimos de una cultura que apuesta a la heterosexualidad, se ha habilitado el matrimonio gay. La realidad es otra y este cambio transforma a la sociedad, por ende a la cultura y la manera de ver las cosas.

Así como la cultura, la religión tiene dentro de sus objetivos controlar la sociedad, para que ésta sea, de alguna manera, mejor. Entonces la monogamia tenía un fin, un objetivo. Si el juego hubiera sido “todo vale”: ¿quién se hacía cargo de los hijos?

Recordemos que hace pocos años que la mujer logró salir al ámbito laboral y cortar esa dependencia que tenía, primero con sus padres y luego, con su marido.

El hecho de querer una sociedad monógama y virgen hasta el matrimonio, según las religiones judeo-cristianas, es una forma de controlar que la prole que salga de esa unión, tenga un padre que pueda hacerse cargo de la misma.

Ahora los tiempos han cambiado. Existen distintas formas anticonceptivas para evitar el embarazo y métodos para la prevención de enfermedades de transmisión sexual, permitiendo una mayor libertad sexual. Incluso los estudios de ADN, pueden demostrar la paternidad. Esto independiza, en cierto sentido, a la pareja de la monogamia. La monogamia es, más allá de lo cultural, una decisión de pareja.

También hay un momento en el que la monogamia es natural. Es el momento cuando la persona está enamorada, cree fervientemente que "esa" persona es para toda la vida y no hay cabida para pensar o estar con otra persona, que no sea el ser amado.

Muchas parejas se forman y en ese estado de idealización se casan, se van a vivir juntos, tienen hijos... estando en la fase de enamoramiento, creyendo que esa unión durará para siempre, sólo por el hecho de que se aman. Pero la historia continúa...

En la relación de pareja, se pasa del enamoramiento incial al amor maduro

Voy a compartir con ustedes una frase que escuché hace un tiempo: “el enamoramiento es ciego, pero el amor sí ve”. En la relación de pareja, se pasa del enamoramiento incial al amor maduro. Es por esto que se aconseja a las parejas, darse un tiempo para conocerse antes de tomar decisiones como casarse, tener hijos, etc.

Sobre todo los más jóvenes tal vez no lo quieran creer, pero el enamoramiento viene con fecha de caducidad. La misma depende de cada pareja (dicen que dura entre seis meses y dos años), luego se pasa al Amor. Un amor más maduro, que surge de ver al otro como es realmente y de construir con el otro.

En la etapa de enamoramiento, hay hasta un cambio químico que hace sentir una sensación única, donde la persona se levanta pensando en el ser amado y se acuesta pensando en él. Esa persona es única, irremplazable, insustituible y no tiene fallas. Es en ese momento, donde la monogamia es natural.

Con el tiempo, vemos que el otro es una persona y por ende, tiene fallas... o tal vez cosas que no nos gusten; y empezamos a ver a la persona de forma más real. Aquí se pasa al Amor... o no.

También hay muchas personas que son monógamas a lo largo de su vida, pero con distintas parejas. Han dicho: “te amo” y han sido monógamas, pero con distintas personas. Este “te amo”, es sentido y es cierto, pero es sentido en “ese” momento. "Te amo hoy" sería, tal vez, una expresión más adecuada. Cuando la relación cambia del enamoramiento al amor, la persona no tolera ese cambio y, en vez de seguir y hacer crecer esa relación, cambia de pareja y vuelve a ser monógamo pero esta vez con otro/a. Piense: ¿cuántas parejas puede tener una persona a lo largo de su vida, cambiando cada dos años, cuando esta sensación única de enamoramiento empieza a decaer?

Se puede amar a una pareja y desear estar con otra. El deseo y el amor, no siempre van de la mano. Pero si hemos prometido fidelidad monógama, entonces habrá que pensar si el engaño vale la pena, porque éste lastima mucho cuando sale a la luz. Y quien lo practica, sin que su pareja sepa, es probable que lo viva con culpa.

Cuando un hombre o mujer llegan a consulta y reclaman con enojo, con lágrimas: "¿por qué me dijo que me amaba y que sólo tenía ojos para mí, y me fue infiel?" A esto respondo: “tal vez cuando te lo dijo, lo sentía así y no fue una mentira... sólo que estaba en la etapa de enamoramiento donde solo tenía ojos para ti. Pero cuando las condiciones cambiaron, no te avisaron y traicionaron tu confianza. Incluso el hecho de que te haya sido infiel, no siempre significa que no te amen."

En este caso, hay que ver qué pasa en la pareja... tal vez ¿falta de comunicación?, ¿aburrimiento?, ¿probar otra cosa? No lo sé.

Una pareja que ha decido ser monógama o que lo ha prometido y engaña, debe saber que esto trae consecuencias. Ya la pareja no será igual. Algunas lo superan y otras no. Y es aquí donde deciden separarse. Esto trae dolor, sufrimiento y re planteo de lo que uno quiere para sí mismo.

Y si la separación ocurre, se debe aprender... no culparse: la vida sigue con o sin esa persona. Se debería disfrutar de estar solo o sola y leer las señales que el otro envía, antes de embarcarse en una nueva relación... ser claros en los acuerdos.

Hay que dialogar más con la pareja: el amor no es algo que cae y nos da luz, sino que se construye... y uno de los pilares del Amor, es la confianza.

Este artículo no pretende ponerse a favor o en contra de la monogamia: como seres únicos que somos, cada pareja decidirá de qué manera va a llevar adelante su relación. Sí aconsejo abrir las puertas al diálogo, a conocer al otro... a darnos tiempo.

El Amor es un camino que vale la pena recorrer. Es algo para construir, que requiere de dos... es un intercambio de cosas agradables, de buenos tratos, de respeto, de confianza, de límites, de proyectos individuales y de proyectos de pareja... como de muchas cosas más.


Viviana Vaisenberg
Terapeuta Cognitiva Comportamental
Página web: www.terapiaonline.com.uy

Contenido relacionado

Comentarios (2)

Agregar un comentario

Comuna Mujer 03-12-2013

Qué lindo tu comentario, Yissel! Siempre nos encanta que nos cuenten sus experiencias. Nos alegramos que esta nota les haya servido a ti y a tu pareja... te mandamos un beso muy grande y gracias nuevamente, por tus palabras tan cariñosas :).

Yissel 03-12-2013

Me encantó la nota!!! La otra vez no tenia palabras para explicarle a mi pareja, con la cual convivo hace más de 3 años, la diferencia entre enamoramiento y amor... y lo que puede provocar la rutina o no dialogar, no expresarse... me encantó!! Y se la envié x mail ;)

Mostrando: 2 de 2