Inicio Contacto Suscribirse

Seguinos en:

Home / Calidad de Vida / Las cuatro leyes de la espiritualidad (primera parte)

Las cuatro leyes de la espiritualidad (primera parte)

Soy una convencida de que no existe la casualidad… que todo siempre, pero absolutamente siempre en la vida y el Universo, sucede para algo y por algo.

Existe en la India, una enseñanza que habla justamente de eso y son las “cuatro leyes de la espiritualidad”.

Y mis “pancitos” que vienen, nos van a llevar a adentrarnos en estas maravillosas leyes que al menos a mí, cuando las conocí, le dieron sustento a una sensación que he tenido toda mi vida: la sensación de que hay un plan mayor para cada uno… que en algún lugar y tiempo, lo hemos elegido y ese plan es nada más y nada menos, que para ayudarnos a crecer y a avanzar. 

La primera de estas leyes dice: “La persona que llega, es la persona correcta”.

La primera de estas leyes dice: “La persona que llega, es la persona correcta”.
Nadie llega a nuestras vidas por casualidad… todas las personas que nos rodean, que interactúan con nosotros, están allí por algo: para hacernos aprender y avanzar en cada situación. Si nuestros caminos se cruzan con los de los demás, por alguna razón es.

A veces (en especial cuando sufrimos desilusiones y tristezas de las relaciones que mantenemos), nos cuestionamos el por qué habremos tomado una u otra decisión o por qué decidimos meternos en determinado vínculo. Sin embargo, si logramos sacar el cóctel de emociones a la situación y mirar nuestros vínculos de una manera más objetiva y con proyecciones, nos daremos cuenta que esa relación por muy difícil que haya sido, nos dejó una gran enseñanza; y si no hubiéramos pasado por ese lugar, hoy no seríamos la persona que somos.

Todo tiene un sentido… incluso personas con las cuales desearíamos no habernos encontrado nunca, los que nos han hecho daño, los que hemos considerado nuestros enemigos, los que hemos sentido que literalmente en un momento nos echaron a perder la vida… cada uno de ellos, estuvieron y están para enseñarnos algo.

Por todo esto, yo te invito que la próxima vez que estés a punto de lamentarte y echarle la culpa a otro (o lamentarte por cruzar tus caminos con los de otra persona), piensa en esta ley y pregúntate: “¿qué es lo que tengo que aprender de esta relación?, ¿qué sombras y monstruos de mi pasado o de mi persona, me está mostrando la relación o vínculo que estoy manteniendo?” 

Además, no solo aquellos que hemos odiado llegaron a nuestras vidas para algo, sino también, personas maravillosas que han sido literalmente almas gemelas y nos han iluminado nuestro camino.

Entonces, mira tus relaciones… míralas con el corazón, y agradéceles y bendíceles a cada una por el gran SER que eres hoy, ya que cada persona que llega SIEMPRE ES LA CORRECTA. Por lo tanto, a cada ser que ha elegido estar y encarnar junto a mí, simplemente ¡GRACIAS!

Bendiciones para tu día, bendiciones para tus relaciones y bendiciones para cada uno de los aprendizajes que se te están presentando hoy, ya que como decimos por ahí: "por mí y por todas mis relaciones".


María Jesús Martínez Bórquez

Psicóloga, Facilitadora de Ceremonias y Talleres.
Coach Ontológica. Terapeuta Floral.
Astróloga. Sahumadora.
Facebook: María Jesús Martínez Bórquez
Fono consulta: (+569) 6 478 0966

Comentarios (2)

Agregar un comentario

Comuna Mujer 02-12-2016

Muchas gracias Myriam por tu mensaje. Esta nota tiene tres partes más te invitamos a leerlas también. Cariños,

Myriam Giordano 02-12-2016

Hermoso mensaje!!! Gracias por estás enseñanza, aunque cuesta un poco a veces aceptar. Pero siempre hay qué seguir adelante

Mostrando: 2 de 2