Inicio Contacto Suscribirse

Seguinos en:

Home / Belleza / Las pieles grasas también se deshidratan

Las pieles grasas también se deshidratan

Las pieles grasas también se deshidratan

La deshidratación es un problema común a todos los tipos de piel y aunque parezca mentira, las pieles grasas también se deshidratan. Una cosa son los cúmulos de sebo y otra las partículas de agua que hay en nuestra piel. Una piel grasa, produce mucho sebo, pero si no le aportamos agua, ésta se puede deshidratar.

No nos tiene que asustar el hecho de que la piel esté deshidratada, porque aunque no te lo imagines, la mayoría de las personas tenemos un índice muy bajo de agua en la piel; cosa que agravamos si no bebemos mucho líquido y si no hidratamos la piel todos los días con la crema que nos corresponde.

La pérdida de agua de la piel se debe al sudor, a la contaminación, a las condiciones climáticas y a muchos otros factores como el alcohol, el tabaco, las comidas grasas, etc. Todo esto hace que el organismo sea incapaz de retener el agua, provocando la pérdida de la suavidad y de las propiedades protectoras. Con estas perdidas, la piel se va secando y se convierte en menos elástica apareciendo, por tanto, las finas arrugas por deshidratación.

¿Cómo se puede prevenir la ausencia de agua en nuestra piel? Ingiriendo mucha agua y aportándole un extra con las cremas hidratantes diarias. Y, ¿cómo se puede salvar una deshidratación? A veces, no basta sólo con beber agua y ponerse crema, hay que atajar la deshidratación con mascarillas super hidratantes.

Recuerda que tampoco puedes abusar de la crema hidratante, porque no por echarte mucha crema hidratante y muy continuado, vas a mejorar la piel deshidratada. Todo lo contrario. A la piel le ocurre lo mismo que a una planta: cuando la regamos con mucha agua, se marchita; produciéndose en muchas ocasiones una sobrehidratación en la piel. Todo en su justa medida y sobre todo, teniendo continuidad en realizar estos tratamientos.

Agregar un comentario