Inicio Contacto Suscribirse

Seguinos en:

Home / Sexualidad / Mi hij@ es gay

Mi hij@ es gay

Mi hij@ es gay
Lo primero que los padres deben saber es que por tener una postura abierta frente al tema de la homosexualidad, sus hij@s no va a cambiar su sexualidad. Un/a hij@ no va a ser homosexual  porque sus padres demuestren que no tienen prejuicios frente al tema... la única diferencia va a ser, que se va a animar a contárselo, si fuera el caso y a buscar apoyo en ellos. La homosexualidad u heterosexualidad no es algo que se cambia así nomás, por una aceptación o rechazo de los padres... ¡en absoluto!

Cuando los padres tienen una postura abierta al diálogo y no de discriminación, es mucho más sencillo para un chico decirle a sus padres que no es heterosexual. Pero si perciben que para ellos que es algo “negativo”, que lo rechazan o que se burlan, ese chico jamás se va a animar a hablar, porque ante todo, no quiere decepcionar a sus padres. De esta forma, se está lastimando y no aceptándose él mismo, porque siente que hay algo en él que no está bien.

Cuando los padres tienen una postura homofóbica, sus hijos se sienten rechazados, muy heridos y sin saber qué hacer y son los primeros en autodiscriminarse. Recuerdo el caso de un joven, que me decía que cuando se dió cuenta que era homosexual, se quería morir; porque sabía que en su familia eso era imperdonable, que era motivo de rechazo absoluto y de burla... que nunca iba a poder sincerarse con sus padres, porque “era matarlos”. Y sin duda eligió ir "matándose" él de a poco... tenía una depresión crónica, de la cual no podía salir.

Ningún padre o madre debería centrar toda su atención en la orientación sexual del hijo o hija, sino en sus valores, que es donde sí va a poder influir y orientarlo.

La sociedad de por sí discrimina, por lo que si alguien pudiera cambiar su orientación sexual a fuerza de voluntad, ¡lo haría!, pues definitivamente su vida sería mucho más fácil. Entonces, con más razón, los padres deben apoyar a sus hijos y preocuparse porque sean felices, sea cual sea su orientación sexual.

Si ellos sienten que sus padres no los rechazan, van a sentirse aceptados por las personas más importantes de su vida. Por tanto, el resto puede que los acepte o no, pero esto va a ser mucho más tolerable si saben que cuentan con la aceptación principal.

Hay que terminar con los cuestionamientos, tanto hétero como homosexuales: las personas deben ser educadas por igual y los valores respecto a este tema, deberían pasar por otro lado. Es importante trasmitirles que deben siempre respetar al otro, no imponer nada que la otra persona no quiera, ni dejar que se lo impongan a ellos... tener una sexualidad responsable: esto quiere decir, sin riesgo de embarazo ni de trasmisión de ETS (enfermedades de trasmisión sexual)... enseñarles cómo deben cuidarse ellos y cómo cuidar a su pareja.

Después, cada familia puede por supuesto tener sus matices en cuanto a asociar la sexualidad al amor o solo por placer, fuera o dentro de determinados parámetros, edades, etc., según sus creencias.

Razones por las que la homosexualidad genera tanto rechazo en algunas personas

¿Por qué genera tanto rechazo en algunas personas la homosexualidad? Ese rechazo fuerte se llama “homofobia” y es una enfermedad. La persona no tolera alguien homosexual: la sola presencia o idea, le desagrada mucho y los evita. Esto tiene principalmente dos razones: una, es la educación recibida, donde los mensajes seguramente fueron categóricamente negativos y la persona, termina teniendo un concepto muy rígido respecto a este tema.

Esas creencias suelen venir de una educación fuertemente tradicional, que no incluye la diversidad sexual... o con ribetes religiosos muy ortodoxos y que no han podido adaptarse a una realidad, que no es la que marcan sus parámetros sociales. Dentro de los argumentos que manejan, he escuchado que basan sus creencias en la sexualidad asociada a la función reproductiva solamente... no pueden ver la sexualidad humana más allá de dicha función. Tendríamos que ser conscientes, que la función reproductiva tampoco es considerada como obligatoria en la totalidad de los casos heterosexuales: mucha gente elige no tener hijos, aún pudiendo. La especie humana no corre ningún peligro de extinción.

En otros casos, hay gente que se vuelve homofóbica por una mala experiencia puntual con alguien homosexual, que hace que ese concepto se generalice a todos. En esto no hay que perder de vista que las personas son todas diferentes y no es esa característica, lo que define a alguien para bien o para mal, sino que en este caso, se adjudica a algo que pasa por otros parámetros muy distintos. 

También está la explicación que suele dar el psicoanálisis acerca de la homofobia, donde plantea que quienes más lo rechazan, es porque tienen ellos mismos una veta homosexual muy escondida, que no aceptan y el enfrentarse a esto, hace que los haga dudar de su propia sexualidad, por eso lo rechazan tanto: porque los enfrenta con un espejo donde no quieren verse. 

Sea por la razón que sea, la discriminación es negativa siempre en cualquier sentido. Debemos empezar nosotros mismos, por sacarnos esos prejuicios para poder educar en valores y sanamente a nuestros hij@s. 

Cuando un/a hij@ o un/a compañer@ de nuestro hij@ (o amig@, vecin@, etc.) nos dice o nos enteramos que es homosexual, tenemos que poder dejar de lado las creencias que nos pueden condicionar, y conocer y aceptar a la persona en su totalidad. No juzgar nunca su sexualidad, así como nadie puede juzgar la de uno tampoco. Son temas privados: no es sano andar por la vida juzgando a los demás (o permitiendo que los demás nos juzguen), en base a parámetros que en definitiva, tienen que ver con la intimidad de la persona, ya que esto no habla del resto de sus características, ni valores como ser humano.

Así que sería bueno empezar por “abrir la cabeza” y valorar las personas que conocemos, más allá de su orientación sexual. Aceptar las diferencias y la diversidad, es sinónimo de inteligencia, de adaptabilidad, de respeto y de tolerancia... valores que todos deberíamos cultivar. Y sin duda es una buena forma de vivir en armonía con los demás y con nosotros mismos.


Ps. Silvia Cardozo

Terapeuta Cognitivo Conductual
Técnico y Docente de postgrado del área “Disfunciones Sexuales”.
e-mail: ensil@adinet.com.uy

Contenido relacionado

Agregar un comentario