Inicio Contacto Suscribirse

Seguinos en:

Home / Familia y Hogar / No todo termina en el neurólogo

No todo termina en el neurólogo

No todo termina en el neurólogo
Ha comenzado un nuevo año escolar. Tanto estudiantes como padres, se vuelven a conectar con procesos y desafíos detenidos en diciembre pasado. Para algunos, el mayor de estos desafíos se relaciona con cómo abordar la constante “inquietud” de sus hijos, su falta de concentración o de control de impulso... temas cada vez más recurrentes, también, para las instituciones educativas.

En este período, en los colegios, se retoman las solicitudes de derivación para el apoyo escolar a alumnos con dificultad en la conducta y/o en el aprendizaje. En muchos casos, estas solicitudes se dirigen únicamente a evaluaciones neurológicas y, si bien en ocasiones responden al temido “Déficit Atencional”, no necesariamente todos lo son.

Una evaluación integral, en lo posible multidisciplinaria, nos puede orientar en el tratamiento adecuado a cada situación y así, disminuir considerablemente los síntomas que presenta el niño, tan disfuncionales para el sistema escolar.

A continuación, mencionaremos algunos de los especialistas que nos podrían ayudar a complementar esta evaluación.

Terapeuta ocupacional

Muchas veces la inquietud motora se produce por algún problema de “integración sensorial”. Cuando hay alteraciones en ella, se pueden generar síntomas como la hiperactividad y desconcentración permanente.

El terapeuta ocupacional trabaja con ejercicios corporales, un par de veces a la semana, en el cual el niño va equilibrando su sistema sensorial y, con ello, van disminuyendo los síntomas.

Otorrinolaringólogo

Para realizar cualquier actividad, todos debemos escuchar y respirar bien. En ocasiones, los niños pueden tener problemas auditivos que no son detectados a tiempo, y que no les permiten entender las instrucciones. El profesor lo atribuye muchas veces a “desobediencia”, lo que le produce al alumno gran ansiedad y repercute en su conducta.

Por otra parte, hay un porcentaje de niños que son “respiradores bucales”, a los cuales, el hecho de estar respirando siempre por la boca, no les permite una buena oxigenación, ni un buen dormir.

Tanto para el primer o segundo problema, el otorrino hace un diagnóstico donde determina las causas y recomienda el tratamiento más adecuado, el que muchas veces involucra, además, la intervención de un Fonoaudiólogo.

Nutricionista

Cada vez los estudios son más concluyentes, en que una mala alimentación basada en excesos de colorantes, aditivos, azúcares y grasas saturadas, repercute significativamente en el desarrollo normal de los niños.

Una evaluación con nutricionista, puede darnos luces de cuánto puede estar influyendo la alimentación en su conducta y cómo podemos ayudarlos.

Terapeuta Floral

La terapia con esencias florales, consiste en ver el mapa emocional de cada niño.

A través del proceso terapéutico, el niño aprende a conectarse consigo mismo, a expresar sus emociones, cuáles son sus miedos, sus frustraciones, por qué siente rabia.

El terapeuta es un guía que escucha, acompaña y selecciona las esencias florales adecuadas a las necesidades de cada niño.

Psicólogo

Los factores emocionales, intervienen de forma muy significativa en el rendimiento de los niños. Muchos estudiantes no pueden desplegar todos sus talentos, porque están interferidos emocionalmente.

Las causas de esto las puede evaluar un psicólogo que, mediante un diagnóstico, determina si es necesario o no, seguir un trabajo terapéutico que aborde las problemáticas identificadas.

Es imprescindible que en este proceso, mientras el escolar logra controlar mente y cuerpo, tanto el niño como el adulto se vistan de paciencia, porque no son procesos cortos. Lo que sí sabemos es que mientras antes se consulte, es mejor.

Que no suceda que en este afán de que “aprenda” rápido a comportarse, vayamos a mermar su tesoro más rico: su capacidad de explorar, de reírse a carcajadas, de inventar juegos locos, de girar y girar. Los tiempos han cambiado y viéndolo desde este punto de vista, los niños de hoy, en general, son distintos, quizás más inquietos, quizás más cuestionadores, pero, ¿por qué mirarlo como un retroceso? Tal vez sea un logro.

Con el tiempo pareciera que la reflexión debiera ir tomando otros ribetes y quizás todos debamos adaptarnos, cada uno a su manera, a los nuevos ritmos, para construir un mundo más tolerante a la diversidad, a las distintas formas de ser y a los niños de hoy.


Mariana Assis


"Nací en la primavera del 1968, descendiente de inmigrantes italianos y palestinos, siempre viví entre dos mundos. Valparaíso me vió crecer... mi primer título fue de diseñadora (UV). Luego, siguiendo mis intereses artísticos y culturales, me dediqué a viajar por el viejo continente. Viví en Madrid, Bruselas y Milán. En este proceso, se evidenciaron mis intereses orientados al área social. Volví a Chile a estudiar psicología (UC) y después de algunos años, entré al viaje más intenso y aventurero de todos: la maternidad. Me maravillé con ella, me enamoré de mis hijos, la conocí en primera, segunda y tercera persona. Profesionalmente me focalicé en temas de crianza y de apoyo a la infancia.

Educadora de Masaje Infantil (AIMI), Diplomada en Apego e Intervenciones tempranas, diplomada en Abuso Sexual Infantil y postulante a Magíster en Salud Mental Infantil. Tengo la convicción de que el bienestar de los niños pasa por el trabajo y la intervención del mundo adulto que los rodea y que en la medida en que estos niños sean los nuevos adultos del mañana y hayan crecido bajo una crianza respetuosa, amados, conectados de sus emociones y del prójimo, algo importante estará cambiando."

 

www.momwo.com

Contenido relacionado

Agregar un comentario