Inicio Contacto Suscribirse

Seguinos en:

Home / Profesional y Trabajo / Pasos para mejorar la productividad en el día a día

Pasos para mejorar la productividad en el día a día

Pasos para mejorar la productividad en el día a día
Estar durante todo el día trabajando sin ser productivo, no es rentable. ¿Has notado que las horas pasan y que no has podido cumplir tu planificación del día? ¿Te pones demasiadas tareas o es que no sabes aprovechar tu tiempo? Si tu caso es el segundo, traemos a continuación algunos pasos para mejorar tu productividad y dejar de echar horas extras cada día que, al final, no salen rentables.

Así que si quieres que tu trabajo sea mucho más provechoso (y así de paso, no perder la mitad de tu vida), presta atención a estos consejos… seguro que alguno que otro te sirve para mejorar tu día a día. Eso sí: aplícalos y no los dejes olvidados.

Madruga para poder mejorar tu productividad

Se ha demostrado con creces, que aquellas personas que madrugan son mucho más productivas que las que se quedan en la cama. 

Empezar a trabajar más temprano, es sinónimo de aprovechar el día. Ten en cuenta que si llegas a la oficina antes que el resto, no tendrás que pararte a saludar o charlar con tus compañeros: podrás enfocarte directamente en tus tareas.

También evitarás llamadas molestas o mensajes en el Whatsapp. Podrás adelantar trabajo sin ningún tipo de inconveniente, es más, es posible que tu jornada laboral termine antes, ahora que madrugas. Eso sí, esto no significa que no hables con tus compañeros, sino que reserves esas charlas para el final de la jornada.

Planifícate y serás más productivo

El éxito de un negocio, en gran parte, es la planificación. No pienses que pasar treinta minutos al día planificando la agenda es perder el tiempo, ni mucho menos… es todo lo contrario. Tener una agenda de trabajo bien definida, te ayudará a conseguir tus objetivos de forma más fácil; además, esto también te permitirá avanzar en esas tareas más importantes y urgentes que tienes que hacer sí o sí en el día.

Puedes aprovechar el momento del desayuno para hacerlo o bien, planificarlo mientras vas  camino a tu trabajo. Recuerda que cada segundo es oro y que ser productivo en las horas laborales, debería ser tu mantra. Nuestro consejo es que tengas dos agendas: una que te muestre el día completo y otra, la semana. De esta forma tendrás una visión general de tu semana y sabrás qué es lo que tienes que hacer cada día.

Aprende a priorizar: primero las tareas más difíciles

Cuando iniciamos la jornada laboral estamos mucho más concentrados, ¿qué significa esto? Pues que lo más recomendable, es que hagas las tareas que resulten más difíciles o complejas en esas horas del día. De esta forma, podrás resolver esos problemas con mayor efectividad.

Así que aprovecha esas horas de la mañana para centrarte en tus tareas y dedica la tarde a otras gestiones más livianas como llamadas, reuniones u organización. Si sigues esta rutina, verás cómo tus días van a ser mucho más productivos y efectivos.

Di “no” a las multitareas

Uno de los grandes errores de hoy en día, es ser multitareas. Si dedicas tu tiempo a varias cosas a la vez, no harás ninguna bien. Así que céntrate en una tarea y olvídate del resto mientras tanto: su turno vendrá después. Una correcta planificación de tu trabajo y actividades, te permitirá resolver todos los problemas del día, pero de a uno.

El objetivo de que te centres en una sola tarea, es que pongas todo tu empeño en ella y que logres el mejor resultado posible. Además, seguro que consigues hacerlo en mucho menos tiempo, ya que tendrás tu mente puesta solo en esa tarea. Guíate por la agenda de trabajo para cumplir tus objetivos.

Mantén tu lugar de trabajo ordenado

El caos no ayuda a la productividad, sino todo lo contrario. Tener una mesa caótica llena de papeles, tickets y vasos de café, no es lo más productivo del mundo. Es por eso por lo que una de nuestras recomendaciones para poder ser productivo al cien por cien, es que mantengas tu sitio de trabajo ordenado.

Asimismo, es importante que limpies tu “despacho virtual”, es decir, tu computador. Clasifica los archivos por carpetas, para poder encontrar de forma más rápida aquello que necesitas. Cada minuto cuenta y si no tienes los documentos bien organizados, pasarás mucho tiempo buscándolos.

Deja claro que no siempre estás disponible

Aunque el Whatsapp, el correo y demás medios de comunicación digitales sean muy útiles, pueden restar productividad. El hecho de estar siempre disponible, hará que pierdas la concentración y el tiempo en contestar correos, responder mensajes de Whatsapp o mirar los mensajes privados en las redes sociales.

Nuestro consejo es que reserves unas horas del día para esto (que no tendría que ser más de una). No estés siempre disponible y aprende a usar estos servicios con cautela ya que, al final, pueden ser tus peores enemigos.

Aprende a delegar

Aunque creas que sí, no puedes con todo. Mantener a flote un negocio no es cosa de uno, sino de varios. Así que uno de los mejores consejos que podemos darte, es que delegues responsabilidades en otras personas de confianza.

Piensa que de esta forma podrás centrarte mucho más en tus tareas y que tu nivel de estrés se verá muy reducido: un punto importante a la hora de concentrarse. Así que delega en otras personas y trabaja mucho más tranquilo a partir de ahora.

Di NO

Uno de los mayores errores es no saber decir no. Si das el ok a todos los proyectos que te llegan, puede que no consigas centrarte en aquellos que realmente te interesan. ¿Y cuál es el resultado? Que ninguno de los proyectos conseguirá salir adelante (o que tendrás un estrés muy grande).

Es por ello por lo que tienes que aprender a decir “no”. Todo aquello que no te vaya a aportar beneficios, tanto para tu empresa como para ti, personalmente, debes eliminarlo de tu lista. Acepta solo aquellos proyectos que realmente te interesen y te apasionen… verás como de esta forma serás mucho más productivo.

Mejor más actividades pequeñas que una muy grande

De vez en cuando tenemos tareas que no solo ocuparán muchas horas, sino que también estarán presentes durante algunos días. Estas tareas, normalmente, suelen impactar y producir una sensación de estrés muy grande. Es por ello por lo que hay que enfrentarse a ella no como una sola tarea, sino como varias más pequeñas.

Dividir el trabajo en actividades pequeñas, hará que tu productividad aumente considerablemente y que puedas afrontar este trabajo de la mejor manera. Disminuirás el estrés y las ideas te vendrán con mayor calidad. Conseguirás alcanzar tus metas más rápidamente.

Descansar también sirve para aumentar la productividad

El cuerpo necesita descansar. Estar ocho horas seguidas sin parar, no es nada productivo ya que tu cerebro empezará a distraerse con mucha facilidad. Se recomienda realizar descansos de cinco minutos, aproximadamente, en cada hora de trabajo… aunque esto dependerá mucho de ti.

Nuestro consejo es que descanses cuando el cuerpo te lo pida. Hay personas que trabajan a un buen ritmo durante dos horas seguidas, sin necesidad de descansos; pero hay otras personas que necesitan un pequeño descanso cada hora. Así que ponte tus horarios de descanso, para recuperar energías.

Tampoco olvides que es muy importante descansar por la noche y desconectar, especialmente en los fines de semana, así que búscate un plan o siéntate en tu sofá con una buena cena y una serie o película: disfruta tanto de tus ratos libres, como de tu trabajo.

Ocio.net

Contenido relacionado

Profesional y Trabajo

Alcanzar tus metas en 5 simples pasos

Por más que deseemos algo con toda el alma, a veces, la vida nos coloca obstáculos que nos dificultan el proceso y, por tanto, nos desmotivan a seguir cumpliendo las metas. Entonces, ¿cómo podemos hacer para seguir motivados a cumplir esas pequeñas metas?

Profesional y Trabajo

5 Claves para alimentarse bien en la oficina

Pasar al menos ocho horas en la oficina puede convertirse en una amenaza para tu silueta. Siguiendo estas recomendaciones es posible alimentarse bien e incluso adelgazar. La planificación es necesaria para contar con los alimentos adecuados en el momento oportuno y saber qué estrategias utilizar en los momentos difíciles.

Profesional y Trabajo

Cuando tu pareja se queda sin trabajo

En el primer momento sobreviene la preocupación, la angustia, rabia, impotencia, ese tipo de sentimientos… a veces también, el desespero. Es cuando hay que tratar de tomar una actitud que ayude a la situación y no que termine afectando más de lo esperable.

Agregar un comentario