Inicio Contacto Suscribirse

Seguinos en:

Home / De puño y letra / Reencuentros

Reencuentros

Reencuentros
Palabra que ocupa tan poco espacio, pero que dice tanto en ese infinito espacio.

Reencuentro, con una vieja amiga de muchos años; que si bien muchas veces no se compartan tantas ocasiones socialmente hablando, sí podemos contar incondicionalmente con ella en los momentos más críticos de nuestras vidas.

Reencuentro, con un hijo, que tal vez por motivos económicos, de encontrar mejores oportunidades de crecimiento o por emprender el proyecto de formar una familia, puede pasar más de un año sin que se tenga físicamente cerca. Sólo virtualmente entre llamadas telefónicas, sms o alguna foto ocasional... y si queremos mencionar más tecnología, a través de una Web Cam.

Reencuentro con nosotros mismos, que siempre tenemos tendencia a postergarnos y siempre estamos disponibles, y no sabemos decir que no cuando acuden a nosotros... y sacamos tiempo del que no existe para cumplir. Pero siempre ponemos una excusa de falta de tiempo para dedicarlo para nosotras... ya sea para leer un libro de un autor favorito, escuchar nuestra música favorita, ver una buena película, sin que nada ni nadie nos interrumpa; o simplemente consentirnos o premiarnos, comprándonos algo.

Reencuentro, después de una licencia... es como volver a empezar de cero, dejar atrás asperezas o el cansancio. Ver desde otra perspectiva las cosas, y el cómo y el porqué del comportamiento de esas personas que vemos a diario.

Como si experimentáramos alguna especie de metamorfosis.

Es hacer ese alto en el camino… esa larga ruta de la vida. Con sus tramos sinuosos y sus desniveles que a veces nos hacen derrapar.

Donde nos sorprenderá la lluvia mansa o la tormenta.

Pero al final del camino, siempre el sol brillará...

Autora: Ma. Julia Torres Bustamante

Contenido relacionado

De puño y letra

El tren de mi niñez

Mi familia acostumbraba a festejar los cumpleaños familiares en un día de campo, viajando en tren al Parador Tajes, siempre acompañados por mi abuelo.

De puño y letra

La Música

Es nuestra compañera incondicional: no importa si estamos alegres o melancólicos. Escuchándola, es como transmutar de nuestro día, esos nubarrones que lo han empañado y darle ese toque de condimento que le faltaba, antes que el día termine.

De puño y letra

Los quince años de Lourdes

Lourdes era sobrina de mis vecinos. Venía casi siempre los fines de semana, a quedarse en la casa de su abuela...

Calidad de Vida

Nido vacío

Comparable a la sensación de cuando se es niño y te hacen tomar un trago de un medicamento feo y amargo, sin opción de elección... pero la vida es sabia y compensatoria.

De puño y letra

Recuerdos

Cuando somos adolescentes, con toda la idiosincrasia que ésta conlleva; no logramos valorar en toda su magnitud, no sólo los consejos sino también, las acciones de un padre. Voy a compartir una anécdota con ustedes...

Agregar un comentario