Inicio Contacto Suscribirse

Seguinos en:

Home / Salud / Problemas oculares después de los cuarenta años

Problemas oculares después de los cuarenta años

Problemas oculares después de los cuarenta años

En general, llevar una vida activa, tener una dieta equilibrada, practicar ejercicio regularmente, evitar hábitos tóxicos y prevenir el estrés laboral, son los cuidados básicos para tener una buena calidad de vida y también, una buena calidad visual. Los problemas visuales pueden aparecer en cualquier momento de la vida; sin embargo, después de los cuarenta años, los riesgos aumentan y las personas deben ser más precavidas con los cuidados de su salud ocular.

El padecimiento más frecuente que se presenta en la visión y que se manifiesta después de cumplida esa edad, es la presbicia o vista cansada. La presbicia es parte del proceso natural de envejecimiento y consiste en la disminución de la capacidad de acomodación o enfoque del ojo.

“Afecta a un gran número de personas a nivel mundial y las que la padecen, tienen dificultad para ver objetos que se encuentran a poca distancia, como el diario, un menú o la pantalla de la computadora”, explica el Dr. Javier Casiraghi, Especialista en Oftalmología.

“Algunos síntomas de la presbicia incluyen dolores de cabeza, dificultad para leer letras pequeñas o realizar trabajos manuales, fatiga visual y la necesidad de sostener los materiales de lectura a distancia, para poder enfocarlos correctamente. Si bien es un proceso normal de envejecimiento de los ojos, si no se corrige oportunamente, la dificultad visual puede agravarse, ocasionando problemas en el estilo de vida de la persona que la padece”, agrega el Dr. Casiraghi.

Del mismo modo, el glaucoma, la degeneración macular relacionada con la edad, la retinopatía diabética y las cataratas, son otras alteraciones que se presentan con mayor incidencia en la adultez y en la tercera edad. 

Es común, que la gente asista al profesional en salud visual, cuando el problema ya ha afectado la visión. Por ello, después de los cuarenta años, consultar una vez al año al médico oftalmólogo, es una buena manera de prevenir y diagnosticar a tiempo algunas de estas enfermedades, que pueden ser graves o desmejorar la calidad de la visión, con el paso del tiempo.

Sugerencias para conservar la salud de los ojos y evitar en la edad adulta los efectos del descuido:

1) no auto medicarse
2) adquirir hábitos alimenticios ricos en proteínas y vitaminas A, B y zinc
3) utilizar una iluminación adecuada en el hogar y trabajo
4) proteger la vista a través del uso diario de lentes fotosensibles, capaces de regular la cantidad de luz que ingresa a los ojos y que, a su vez, bloqueen 100% los rayos UV-A y UV-B
5) evitar el contacto de sus ojos con elementos contaminados
6) hacer periodos de descanso cuando se esté mucho tiempo frente al televisor o computadora
7) no frotar los ojos cuando cae un cuerpo extraño; lo recomendable es lavar con abundante agua y si la molestia persiste, consultar con el especialista en salud visual
8) mirar televisión a una distancia mínima de tres metros y bajo condiciones de buena iluminación
9) adquirir lentes oftálmicos en sitios confiables y autorizados, que cuenten con los tratamientos específicos para satisfacer cada necesidad
10) no fumar, ya que esto puede aumentar la probabilidad de irritación ocular
11) visitar regularmente al médico oftalmólogo

Por una visión saludable

Sin duda, la vista es uno de los sentidos más importante que tenemos y el que más utilizamos diariamente, de hecho, el 80% de la información que recibimos del entorno, es a través de los ojos. Por tal razón, es necesario que la prevención se haga desde temprana edad, porque se encuentra expuesta a la radiación solar ultravioleta, a la contaminación ambiental, al cansancio, al estrés y otros factores, que contribuyen a disminuir la capacidad visual a futuro.

www.transitions.com

Este artículo tiene como finalidad ser informativo. Comuna Mujer no proporciona consejos médicos, ni recomendamos productos o servicios de atención de salud.

Lograr una visión saludable significa en parte, elegir lentes con una alta calidad óptica, que a su vez sean fotosensibles, que bloqueen 100% los rayos UV dañinos y que sean preferiblemente adaptables, es decir que puedan oscurecerse o aclararse automáticamente a las diferentes condiciones de iluminación presente en el ambiente, regulando la cantidad de luz que ingresa a los ojos. 
Los lentes fotosensibles Transitions®, cumplen con todas estas condiciones, otorgando a la vez confort y protección visual en cualquier momento y en todas partes. Más info www.transitions.com

Agregar un comentario