Inicio Contacto Suscribirse

Seguinos en:

Home / Sexualidad / ¿Cuáles son los enemigos del sexo en la vida moderna?

¿Cuáles son los enemigos del sexo en la vida moderna?

¿Cuáles son los enemigos del sexo en la vida moderna?
Las exigencias de la vida cotidiana, han hecho que el sexo se plantee como una cuestión de eficacia y rendimiento, similar al trabajo: me lo propongo, empiezo, cumplo y termino. Un trámite, una rutina de la (supuesta) “no rutina” de tener sexo. Así, la sexualidad se convierte en un parangón para medirse y compararse y no, en una oportunidad de goce. En verdad, el cansancio, el estrés, la depresión y la angustia son los peores enemigos de la actividad sexual en pareja.

El exceso de energía que demanda la vida diaria en la era moderna, hace que a las personas no les sobren deseos de iniciar ningún tipo de actividad nueva, mucho menos sexual, que requiera cierta dedicación. Y esto hace que disminuyan los estímulos y se empobrezca la relación íntima con uno mismo y con el otro

Las últimas encuestas realizadas demuestran que, en el siglo XXI, la incertidumbre laboral, los problemas económicos, el estrés, las tensiones cotidianas, son, por lo menos en nuestro país, los factores que más afectan la sexualidad de la pareja. Además, las enfermedades o los conflictos emocionales, crean tensiones con efectos adversos para la sexualidad

Y no olvidemos otro factor antideseo: las dificultades en la comunicación o la persistencia en desacuerdos no resueltos, que acaban por incidir en el aspecto sexual. Preocupaciones que impiden la relajación necesaria para sentir deseo y gozar sin dificultades. 

En presencia de dificultades de comunicación o persistencia de desacuerdos no resueltos se manifiesta el antideseo.

¿Por qué el desgano emocional repercute tanto en el deseo sexual?

Es que el deseo sexual, comienza siempre en nuestro más poderoso órgano sexual: la cabeza. Allí, se generan los pensamientos y se procesan las imágenes y sensaciones que encienden o no nuestro deseo sexual.

Los quita ganas femeninos

Diferentes motivos provocan en las mujeres, la disminución de su deseo:
- sentimientos de culpa y vergüenza... algo así como “¿qué va a pensar Juan si soy yo la que inicio la relación?”

- el trabajo y las obligaciones absorben toda la libido

- reacciones displacenteras durante la relación. Puede suceder que aparezcan recuerdos traumáticos de experiencias previas o incomodidad, cuando sus parejas les solicitan tener sexo no coital. De ahí, que resulte tan importante que la pareja converse sobre sus preferencias

- temor al embarazo

- depresión, sentimientos de tristeza, de baja autoestima, de bajo nivel de energía

- asuntos hormonales o médicos, problemas tiroideos, cambios en los ciclos menstruales, retención de líquidos. También inciden negativamente ciertos medicamentos, como algunos anticonceptivos orales, tranquilizantes y antidepresivos; al igual que el alto consumo de alcohol o drogas

- mala higiene corporal, mal aliento, olores desagradables y sobrepeso de la pareja

- sentimientos de vulnerabilidad y desconfianza

Los inhibidores masculinos

- Fobias: se manifiestan en un “no siento interés”, pero esconden miedo a la mujer, a la penetración, a enamorarse y a perder la libertad.

- Ataques o desórdenes de pánico que generan una sensación tan angustiante, opresiva y restrictiva que pueden anular la vida erótica. Si bien son cuadros severos que se viven con dramatismo, tienen buena resolución con tratamientos psicoterapéuticos.

- Represión por educación sexual o conceptos religiosos muy cerrados.

- Fracasos amorosos o sexuales.

- Las personalidades obsesivas o el llamado trastorno obsesivo compulsivo, pueden llegar a bloquear o anular casi totalmente la vida erótica.

- El miedo a fracasar durante el acto, ya sea por eyacular precozmente o por no poder conformar a una pareja muy exigente, puede llevar al varón a decir: "no tengo ganas", en vez de decir: "tengo miedo".
Indudablemente, la satisfacción sexual no viene de la mano de un manual de posturas, roces o caricias más o menos habilidosas. Tiene que ver con una actitud positiva al placer y una comunicación abierta, serena y de encuentro. Este encuentro puede terminar en un orgasmo, pero no es su único fin.

La seguridad y la autoestima son los resortes seguros que abren la puerta del deseo.

Admitir que ese deseo existe y querer aprender a gozar, es una opción consciente y educable a cualquier edad... sólo se necesita libertad para desarrollarla.



Lic. Diana M. Resnicoff
Psicóloga Clínica. Sexóloga Clínica
Tel: (54-11) 4831-2910
email: dresni@gmail.com
Reproducido con permiso.

Contenido relacionado

Sexualidad

Placeres sensoriales y la comunicación sexual en la pareja

La técnica de Focalización Sensorial o Placereados, permite conocer las zonas erógenas secundarias, dar placer y conocer más acerca de su propia sexualidad. También sirven para aumentar el deseo y para bajar la ansiedad cuando hay disfunciones, tales como impotencia o frigidez, entre otras.

Sexualidad

Cómo encontrar tiempo y disfrutar del sexo cuando se tienen hijos

Es un hecho que la vida de la pareja cambia cuando se tienen hijos, pero la sexualidad es un aspecto importante en la vida de una pareja: es lo que hace que no sean solamente amigos o socios de vida, para criar los hijos.

Sexualidad

¿Discusiones de pareja o violencia?

Las discusiones en pareja son necesarias ante los desacuerdos lógicos entre dos personas, con el fin de negociar soluciones ante los problemas o expresar opiniones, aún con distintos puntos de vista. El problema es que hay parejas que no saben discutir, no se escuchan, no se centran en las soluciones, sino en buscar culpables y defender sus respectivas posturas.

Comentarios (2)

Agregar un comentario

Comuna Mujer 26-07-2011

Qué bueno que te gusten, Gloria! Nos alegra muchísimo saberlo.
Te mandamos un beso grande y te agradecemos mucho tu comentario.

gloria acevedo 26-07-2011

hola me encanta leer estos artículos... en cada parrafo me siento identificada estan muy buenos y aprendo muchisimooooo

Mostrando: 2 de 2